PROBLEMAS DE AUDICIÓN

Las causas y tipos de la sordera son muy variados
y se clasifican de diversas maneras.
Se consideran así:

1) Según el momento en el que se presentan:
Prenatales, por factores genéticos ligados a antecedentes heredo-familiares, enfermedades infecciosas: toxoplasmosis, rubeola, herpes- o intoxicaciones maternas;
Perinatales, por trauma al nacer, anoxia neonatal, aumento de la bilirrubina, prematurez o septicemia y;
Postnatales, por infecciones bacterianas o virales, uso de medicamentos tóxicos para el oído y procesos degenerativos o traumáticos.

2) Según las áreas afectadas del sistema auditivo:
Conductivas, cuando el daño se localiza en el oído externo o en el oído medio;
Sensoriales, cuando está afectado el oído interno;
Mixtas, cuando hay combinación de los dos tipos anteriores;
Sensorineurales, en los casos de lesión del oído interno y de la parte inicial de la vía auditiva que conecta el oído con el cerebro y;
Centrales, cuando todo lo anterior funciona bien pero hay lesión o disfunción en las áreas auditivas del cerebro.

Muchas pérdidas auditivas pueden resolverse con tratamiento médico o quirúrgico, pero el resto de los problemas, requieren el uso de prótesis auditivas (audífonos o implantes cocleares) y programas de habilitación o rehabilitación auditiva y del lenguaje.

3) Según el grado de pérdida:
El ser humano capta sonidos desde 0 decibeles (dB) -unidad de medición de la intensidad de los sonidos- que son apenas perceptibles, hasta 120 dB, nivel de enorme intensidad en el que los sonidos se captan con molestia enfrenta quien la padece. Por eso, debe tomarse en cuenta el grado de la pérdida y sobre todo, la afectación para captar el lenguaje, porque esa es la función principal de la audición.

probaud_cont_1