EL IMPLANTE COCLEAR

EL IMPLANTE COCLEAR

En el caso de una pérdida auditiva profunda, en la cual no basten los auxiliares auditivos, el implante coclear representa la solución más eficaz.

En México un niño diagnosticado con pérdida auditiva, como derechohabiente del Seguro Popular, tiene derecho a que el costo de su implante sea cubierto en su totalidad por dicha dependencia, si resulta ser candidato para recibirlo.

Al igual que en cualquier procedimiento quirúrgico existen indicaciones precisas, pero también contraindicaciones, para el implante.

En general, un niño sordo congénito que se considera sano, o un niño igualmente sano que adquirió la sordera antes de la edad límite marcada por la ley son, en principio, candidatos al procedimiento pagado por el Gobierno.

No obstante, hay otros factores que intervienen para determinar la candidatura, entre ellos la disponibilidad de los padres para acudir a las terapias posteriores y para trabajar con el niño en casa, además de otros temas que serán evaluados por el personal de salud.

Si el niño o niña resulta candidato al implante, entrará a cirugía para recibirlo.

Hay muchos tipos diferentes de implantes cocleares. Sin embargo, en su mayoría, constan de varias partes similares:

Una parte del dispositivo se implanta quirúrgicamente dentro del hueso que rodea el oído (hueso temporal). Consta de un estimulador-receptor, el cual acepta, decodifica y luego envía una señal eléctrica al cerebro.

La segunda parte del implante coclear es un dispositivo externo. Este está formado por un micrófono/receptor, un procesador de lenguaje y una antena. Esta parte del dispositivo recibe el sonido, lo convierte en una señal eléctrica y lo envía a la parte interna del implante coclear.

Una vez que el área de la cirugía haya sanado bien y el implante esté fijado al procesador externo, el niño y su familia comenzarán a trabajar con especialistas con el fin de aprender a “oír” y procesar los sonidos utilizando el implante coclear. Estos especialistas pueden incluir:

  • Audiólogos
  • Logopedas
  • Otorrinolaringólogos

Esta es una parte muy importante del proceso. Los padres deberán colaborar con su equipo de especialistas para obtener el mayor beneficio del implante.

Los niños implantados exitosamente, que siguen las terapias e indicaciones de su equipo de salud, adquieren la posibilidad de adquirir el lenguaje oral, por lo que pueden acceder a una vida plena, con todas las oportunidades de desarrollarse completamente.

Habrá pocas restricciones. Se permiten la mayoría de las actividades. Sin embargo, su proveedor le puede pedir que evite los deportes de contacto para evitar dañar el dispositivo implantado.

Fuente: MedLine Plus